lunes, 22 de junio de 2015

Una invitación, una sonrisa, una promesa

Lazos, confesiones y lastima, pueden amarrarte, atraparte y atraerte.
Una invitación, una sonrisa, una promesa, todo puede ligarte a ciertos lugares  y a ciertos periodos de tiempo; secretos, recuerdos y confesiones, que pueden crear relaciones estrechas y seguras,

deseos, adicciones, costumbres todos padecemos de eso, aunque no queramos admitirlo, todos somos culpables de sumergirnos en ese mundo sin poder controlarlo, perdemos el sentido del tiempo sin darnos cuenta, no podemos ver la mano invisible que sin saber nos envuelve hasta que quedamos atrapados y para ese entonces ya es muy tarde;
una persona puede desear cualquier cosa,
cuando alguien desea algo con fuerza, ese deseo puede darle cuerpo a ese algo, la gente es capaz de desear cualquier cosa que creen querer, puede ser felicidad o sufrimiento, somos libres de desear todo lo que queramos, incluso lo que nos hará daño, aunque habrá algunas limitaciones.

 Bien sea alegría o tristeza, no importa lo que hallas deseado o elegido, lo importante es el resultado, y es primordial que no te arrepientas de nada.
Nada en este mundo es coincidencia, lo que realmente existe es lo inevitable, visiones del pasado grabados en el corazón, que van mas allá de las fronteras que la memoria domina, y que continuara hasta la eternidad,es seguro que algún día volveremos a vernos !no será pronto! pero si algún día, tenemos una conexión que el tiempo jamás borrara.


El encuentro de hoy fue cosa del destino, los lazos se están creando y no podemos detenerlos; no importa que tan breve sea el encuentro entre dos personas al conocerse se afectan el uno al otro, su encuentro  cambiara sus vida de alguna forma se crearan lazos entre ellos, todo acontecimiento sin importar lo pequeño que parezca tiene significado en nuestra vida y hay un significado en el encuentro de hoy.
Publicar un comentario